Etiqueta: Fonología

… el estructuralismo llegaba España

salvador_cartel

18 de diciembre de 2018
Conferencia del director de Salvador Gutiérrez Ordóñez, catedrático de Lingüística General de la Universidad de León y académico de la RAE. 
Eran los años 50 y el estructuralismo llegaba a España 

• Presenta: Juan José García, profesor de Filología Latina y vicedecano de Ordenación Académica de la Universidad de Oviedo.
• 20.00 horas
• Aula Magna. Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo.

/ Por Josefina Martínez /
Se dice que Emilio Alarcos Llorach fue el introductor del estructuralismo en España. Con ser tan importante esta labor divulgadora —téngase en cuenta que los grandes nombres del estructuralismo europeo y americano no empiezan a ser reconocidos entre los lingüistas hispánicos hasta la publicación de la Fonología y de la Gramática Estructural— “la afirmación sería superficial y engañosa” —como dice Coseriu— si a renglón seguido no se advirtiese que muy pronto y muy joven, era el año 1947, Alarcos reordenó con profunda y singular inteligencia las ideas lingüísticas que apuntaban en el horizonte europeo y liberándolas de adherencias dogmáticas, creó un estructuralismo propio de inmediata aplicación al estudio de nuestra lengua, un funcionalismo español. La lingüística española empezó a existir en el mundo con la integración de la perspectiva diacrónica en el estudio estructural, la presencia del factor semántico en la identificación de las unidades funcionales, y la incorporación de los textos literarios al análisis lingüístico. Un edificio nuevo y sólido para la gramática, para la dialectología, para la historia de la lengua y también para la Estilística.

Las obras decisivas marcan un hito referencial en la Historia de la Ciencia, y es evidente que en los estudios fonéticos hay un antes y un después de la aparición de Fonología Española en 1950, en palabras de Diego Catalán en Current Trents “la aparición de este escueto pero preciso manual, en un período de la historia de España en que la comunicación con el extranjero era difícil, fue transcendental para la lingüística española. Y también hay un antes y un después de la publicación de la Gramática Estructural en 1951; dela fundación en ese mismo año de la revista Archivum; y en fin La poesía de Blas de Otero, en 1955, marca un antes y un después en la Estilística española, en la Estilística, a secas.

Su producción científica fue enorme y determinante. Cientos de artículos esclarecedores y definitorios; libros fundamentales de referencia obligada para todos los estudiosos de la lengua española y no olvidemos la Gramática de la Lengua Española cuya redacción le encargó el entonces director de laRAE, Dámaso Alonso, publicada por la RAE y Espasa en 1994.

 A su condición de sabio se une también la auctoritas, la ejemplaridad humana del maestro universitario que con liberalidad derrama su amplio y denso caudal de saberes entre sus discípulos, que se cuentan por millares, sin reserva de conocimiento alguno.

Alarcos fue maestro de muchas generaciones de filólogos. Algunos ya maestros, unos directos desde las aulas —como es el caso del que hoy vamos a tener el placer de escuchar, Salvador Gutiérrez Ordoñez— otros, a través de su obra.

Así nació, creció y se proyectó “La Escuela de Lingüística de Oviedo”, en palabras de Coseriu “la de mayor prestigio, no solo nacional, regida por el espíritu de Alarcos”, cuya semilla ha fructificado en espléndida floración; eslabones sucesivos de la cadena infinita que va desde los maestros y se proseguirá en los discípulos.

El profesor Salvador Gutiérrez Ordoñez es uno de los representantes más destacados de la escuela de Oviedo y uno de los discípulos directo y dilecto de Don Emilio, espejo de los frutos de su magisterio. Seguridad y fidelidad son virtudes que lo definen. Fidelidad y admiración al maestro que no excluyen en absoluto originalidad y brillantez en el discípulo: legítimo desarrollo personal del pensamiento alarquiano.

Salva, para todos los que le hemos visto desarrollar su brillante carrera profesional, se licenció en filología hispánica en las aulas universitarias vetustenses y por selección natural se quedó como profesor de filología española en nuestra facultad. Pronto ganó la cátedra de Lingüística General de la universidad de Zaragoza, y dos años después, la de la universidad de León donde acaba de jubilarse jubilosamente —así dispondrá del tiempo necesario para seguir con tantas tareas y proyectos que tiene entre manos—, porque Salva es un trabajador a tiempo completo, convicto y confeso.

Glosar los méritos que jalonan su currículum académico, que culmina ya en la más alta instancia —es miembro de número de la RAE desde febrero de 2008, Doctor honoris causa de la universidad de Salamanca— y enumerar la cosecha de libros, artículos de los últimos años, resultaría innecesario por redundante. Dejando aparte sus libros, desde la tesis dirigida por Alarcos, refundida en Lingüística y semántica, tan minuciosamente desarrollada, pasando por Temas, remas, focos, tópicos y comentarios, sin olvidar las ya famosas Variaciones sobre la atribución y los artículos densos y variados recogidos en dos volúmenes de 1998, etc., hasta hoy, de Salva podría decirse aquello de nulla dies sine línea.

Han transcurrido los años, muchos, desde que aquel aprendiz de filólogo iniciase su carrera académica en la facultad de filología con sede en la Plaza Feijóo. Y muchos libros, artículos, colaboraciones varias … Con constancia inasequible al desaliento ha impulsado múltiples publicaciones de su departamento, de la facultad, de León, frutos maduros de su inagotable capacidad de trabajo y en la actualidad desempeña graves responsabilidades en los quehaceres de la Docta Casa de Felipe IV, como son la Ortografía de la RAE, la dirección del departamento del español al día, el léxico jurídico y lo que esté por venir. Es un lingüista nato. Nadie mejor que él ni más autorizado para hablarnos del tema que reza en el título de su conferencia “Eran los años 50 y el estructuralismo llegaba a España”.

Escuela de Gramática Española 2013

Programa-Escuela-Gramática-2013-A-1

• Escuela de Gramática Española Emilio Alarcos, 2013
• Actividad académica: Gramática, texto, disciplinas periféricas y enseñanza
• Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Santander
• Del 15 al 19 de julio de 2013

Enlace:
UIMP

El Pdf con toda la información:
Programa Escuela Gramática 2013

•••

El lenguaje es el centro del conocimiento y, por lo tanto, de la ciencia y de la cultura. Todo el discurrir mental, lo que llamamos pensamiento, se objetiva en signos que se ensamblan en mensajes de complejidad creciente (desde la fonológica a la discursiva), que emergen como géiseres (desde la profundidad de lo conceptual a la concreta trabazón sintáctica) y que combinan la codificación más rigurosa con el procesamiento contextual y pragmático más libre.

Una de las disciplinas que ha experimentado mayor desarrollo desde finales del siglo pasado es la neurociencia. Aunque cuanto ocurre en el reducido habitáculo cerebral se desarrolla en medio de una densa y casi impenetrable bruma para los científicos, hoy la ciencia camina con mayor seguridad, gracias a una investigación experimental que ha abordado desde múltiples ángulos este recinto otrora inexpugnable. Gracias a sus avances hoy podemos conocer con mayor seguridad y exactitud las características y los perfiles de las patologías del lenguaje que tanta importancia poseen en el proceso educativo, así como en el individuo y su entorno social.

La informática, en la práctica totalidad de sus ramificaciones y aplicaciones (especialmente Internet), es otro de los ámbitos que ha provocado una revolución en el mundo moderno, con toda seguridad de mayor trascendencia que la que desencadenaron en su momento la rueda, el motor, el telescopio o el microscopio. Su efecto multiplicador no afecta solo a la ciencia, sino también a la vida diaria. Y, por supuesto, al lenguaje.

La organización del texto constituye otro de los frentes de avanzadilla en la lingüística moderna con mayor repercusión en la educación. El progreso en la producción de textos orales y escritos constituye uno de los procesos más difíciles en la enseñanza de la lengua. No en vano la retórica antigua lo situaba en los estadios más avanzados.

La Escuela de Gramática Emilio Alarcos, está abierta a estos nuevos campos de investigación, especialmente en aquellos ámbitos que poseen repercusión teórica y práctica en el proceso de enseñanza de la lengua. Por eso en esta convocatoria, aunque siempre fieles a los eternos campos de batalla de la sintaxis y de la morfología, acogemos temas de interés como el análisis del discurso, las patologías del lenguaje, la relación de internet y las redes sociales con el lenguaje.

•••

Dirección
Salvador Gutiérrez Ordóñez

(Catedrático de Lingüística General (Universidad de León)

Secretaría
Manuel Iglesias Bango
Catedrático de Lengua Española (Universidad de León)

Participantes
César Hernández Alonso
Catedrático de Lengua Española (Universidad de Valladolid)

Josefina Martínez Álvarez
Catedrática de Lengua Española (Universidad de Oviedo)

Beatriz Gallardo Paúls
Catedrática de Lingüística General (Universidad de Valencia)

Noemí Domínguez
Profesora Titular de Lingüística General (Universidad de Salamanca)

Estrella Montolío Durán
Catedrática de Lengua Española (Universidad de Barcelona)

Mario Tascón Ruiz
Informático y periodista

•••

La Fonología

Las primeras reflexiones que anuncian en nacimiento de la Fonología surgen en el siglo pasado, pero no cristalizan en teoría hasta que la Escuela de Praga no efectúa una aplicación de los nuevos principios estructuralistas al ámbito del significante. Cuando la muerte sorprende en 1939, ya muy enfermo, al príncipe N. S. Trubetzkoy, estaba terminando de redactar la gran obra fundacional: Principios de Fonología.

Sólo unos años más tarde, entre 1946 y 1948, el joven Alarcos ejerce durante dos cursos como0 lector en las universidades de Berna y de Basilea. Allí, en la patria de Saussure, abre entusiasmado sus ojos a los nuevos horizontes que descubren las propuestas teóricas de la Escuela de Ginebra, del Círculo Lingüístico de Praga y de la Escuela de Copenhague. Consciente del potencial iluminador de estas teorías, forja el propósito de hacerlas inteligibles en el ámbito hispánico y de someterlas al banco de pruebas de nuestra lengua. Redacta así los dos amplios artículos que son  la génesis de la Fonología Española: «El sistema fonológico del español» (9) y «Esbozo de una fonología diacrónica del español» (15). La Fonología Española posee el valor intrínseco de ser una obra redonda, escrita en estado de gracia, desde la primera hasta la última de sus páginas. Es un manual perfecto en concepción, en desarrollo, en claridad y en solidez científica. La mejor prueba de cuanto afirmamos es que  después de casi cincuenta años continúa siendo el manual universitario obligado, insustituible e inevitable de la disciplina. A la fonología diacrónica dedica apenas setenta páginas que por su trabazón, por su sistematicidad y por su visión de conjunto superan en valor explicativo a todo cuanto se había escrito sobre la evolución fónica de nuestra lengua.

La Fonología de Alarcos posee también un valor relativo. Es el primer libro en todo el ámbito hispánico que incorpora la metodología estructuralista. Junto a le parler franco-provençale de Hauteville de Martinet son los primeros libros en los que las nuevas teorías fonológicas cristalizan en aplicaciones sistemáticas a lenguas concretas. La importancia de esta obra trasciende ampliamente nuestras fronteras.